Cómo leer a las personas instantáneamente

Aprender cómo leer a las personas es un tema que siempre me ha fascinado y es que el lenguaje corporal te permite saber lo que piensa o siente una persona sin necesidad de que esta diga una sola palabra.

La habilidad para leer rápidamente la verdadera personalidad o carácter de la gente, nos da una ventaja inmensa sobre otros que carecen de esta habilidad. Al mismo tiempo, es una habilidad que puedes usar para mejorar cada área de tu vida.

Hoy te enseñaré lo más básico y esencial para que tengas una base de dónde comenzar, así que comencemos.

 

1. Hazle caso a tu intuición

 Sé que esto suena algo ambiguo, pero es un excelente punto de partida. Y me refiero a esa sensación que te dan las personas, esa información no verbal que percibes pero que no puedes describir exactamente. Préstale atención a estos sentimientos, especialmente al conocer a alguien por primera vez.

Esta intuición es una respuesta instintiva del cerebro antes de que tenga tiempo de procesar lo que ve y te ayudará a determinar si es que puedes confiar en la persona o no. Generalmente será el punto de partida para proceder a niveles más avanzados de lectura. Así que la próxima vez que tengas una mala intuición acerca de algo, prolonga cualquier decisión importante que tengas que hacer hasta tener algo más de información sobre esa persona.

 

2. Establece una línea base de comportamiento

Esta es la tendencia natural de comportamiento de la persona en cualquier contexto. Es como actúa en situaciones normales libres de estrés o elementos que la saquen de su zona de confort. Después de conocer esa tendencia, podrás comparar esa línea base (su comportamiento normal) con las posibles contradicciones verbales y no verbales en diferentes situaciones.

Esto funciona mucho mejor con personas que ya conoces, pero si se trata de alguien que recién acabas de conocer, espera al menos diez minutos después de haber conocido a la persona y hablen solo de cuestiones triviales para que puedas registrar cómo es que se expresa de manera natural. Esta es la única forma de poder comparar este patrón con la actitud que adopte cuando toques cuestiones más importantes o realices otro tipo de preguntas.

Si no se puede establecer esta línea de base, no habrá nada que comparar entre comportamiento verbal y no verbal de la persona.

 

3. Identifica patrones

 Esto significa identificar aquellas respuestas que ves constantemente en las personas y que son comunes sin importar a dónde vayas. Vas a encontrar bastantes patrones una vez que empieces a fijarte realmente en cuáles son.

Veamos esto con un ejemplo. Estoy seguro que te ha sucedido que te encuentras con alguien a quien no veías hace un tiempo y quedan en el momento para juntarse pronto y francamente eso nunca sucede. Y es que nunca agendaron una fecha, lugar y hora (el acuerdo fue muy ambiguo). Es así que cuando me cruzo con alguien y sugiere juntarnos pero no agendamos la fecha en el momento, sé que simplemente ese momento no sucederá. Ahí tienes un patrón de comportamiento.

O por ejemplo cuando estás saliendo con alguien y de repente ya no te llama o contesta tan seguido como antes, este es otro patrón de una posible pérdida de interés.

Una vez que empieces a identificar patrones, practica haciendo predicciones sobre lo que va a suceder en cualquier situación. Con suficiente práctica te harás bueno prediciendo comportamientos en los demás, lo que será una herramienta sumamente útil en tu día a día.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *