Sonrisa contagiosa

Tu sonrisa juega un papel crucial en cuanto a demostrar carisma se trata, pues es una excelente muestra de seguridad (si lo sabes hacer adecuadamente), tu mejor carta de presentación, y sobre todo, genera sentimientos positivos.

Un estudio de la Universidad de Columbia Británica en Canadá llamado “Smiling men less attractive to women”, demostró que definitivamente las mujeres llevan una clara ventaja respecto a los hombres cuando de sonreír se trata. Y es que los hombres encuentran a una mujer mucho más atractiva cuando esta sonríe, mientras que las mujeres encuentran a los hombres más atractivos cuando se les ve con confianza y más serios, más no cuando sonríen.

Así que primero examinemos qué es lo que hace una sonrisa sea cautivadora y contagiosa. Para esto, quiero que pienses en la famosa actriz Gal Gadot, más conocida por haber interpretado el papel de la Mujer Maravilla. Si ves algún video o foto de ella donde sale sonriendo, verás esas encantadoras patas de gallo que se forman alrededor de sus ojos y esa es una fiel prueba de una sonrisa auténtica, ya que cuando una sonrisa es genuina, siempre veremos que son los ojos los que realmente sonríen.

 

Motivos para sonreír

Si crees ser una de esas personas que se ven muy serias o que les es difícil sonreír, recuerda que sonreír con facilidad solo requiere que busques excusas para hacerlo constantemente. Puedes recordar algún momento gracioso que viviste, un chiste que alguien te contó, o incluso aventurarte y usar tus propios errores como la excusa perfecta para sonreír.

Aprovecha los momentos donde los demás te tomen el pelo o bromeen contigo para sonreír, ya que así demostrarás seguridad en ti mismo y que no te tomas las cosas tan en serio.

 

Formas de sonreír

Por otro lado, algo que hace que una sonrisa sea contagiosa, es que siempre va acompañada de una risa junto con el movimiento del cuerpo. Tampoco se trata de exagerar, solo deja que tu sonrisa contagie el resto de tu cuerpo.

Por eso, es importante que al sonreír no te contengas. Intenta reír, usar tus expresiones faciales, incluidas tus cejas. Usa también tus brazos y tu torso, involucra todo tu cuerpo. Esto te hará ver con mayor seguridad y como alguien sin preocupación de cómo se verá.

Otra forma particularmente efectiva de sonreír es mirar a la otra persona mientras lo haces; esto la involucra más en la dinámica, le entrega un trato especial señalando que él o ella es la razón por la cual sonríes.

 

El efecto de sonreír

Y finalmente, el efecto más poderoso de la sonrisa es encantar a las personas (si la empleas adecuadamente en combinación con los ojos). Seguramente alguna vez has estado con una persona que tenía una sonrisa tan contagiosa, que no podías evitar sonreír junto a ella, pues ése es el mismo efecto que debes ser capaz de generar en otras personas.

Con algo de practica intencional, la cual es buscar la excusa o motivo para hacerlo, podrás adquirir el hábito en poco tiempo. Luego, empezarás a ver cómo las personas reaccionan a ti de manera más favorable, estando así más abiertas a tu influencia y carisma

 

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *