El poder de la gratitud

La calidez es esencial en el carisma, ya que hace que le agrades a la gente, que confíen en ti y que quieran ayudarte; pero al mismo tiempo, no es una sensación fácil de acceder, ya que simplemente no sabemos cómo se siente ser cálido de manera natural, y esto puede deberse a nuestra crianza, nuestro medio ambiente o nuestro tipo de personalidad.

Sin embargo, existe una forma sencilla de acceder a la calidez, y esta es a través de la gratitud, ese término que seguramente debes haber escuchado en bastantes videos motivacionales y en conferencias de gurús del desarrollo personal como Anthony Robbins, Jim Rohn, Zig Ziglar o Nick Vujicic.

Y es que los estudios arrojan que la gratitud y apreciación harán que vivas más tiempo, que estés más saludable, y en general, que tengas una vida más feliz.

Por eso, la gratitud tiene el potencial de incrementar tu carisma.

Pero, para entender mejor este concepto, empecemos por una pregunta: ¿Cuál es el opuesto de gratitud? Resentimiento, necesidad y desesperación. Es así que la gratitud se presenta como la cura a todos estos sentimientos negativos, debido a que viene de cosas que ya tenemos. Desde objetos materiales o experiencias hasta relaciones que aprecias. La gratitud tiene el potencial de traerte de vuelta al presente, de hacerte sentir confiado y proyectar calidez. En consecuencia, esto hará que tu rostro se ablande, que tu cuerpo se relaje y que emane calidez y confianza que la gente definitivamente notará.

 

¿Cómo invocar gratitud?

Recuerda mantenerte presente, esto significa que en vez de dirigir tu atención a la fuente del malestar que estás sintiendo (lo que seguramente afectará tu lenguaje corporal), el tener una familia o el simple hecho de tener acceso a comodidades que otros solo soñarían con tener, como luz, agua o comida.

Otra forma de sentirte agradecido es enfocarte en pequeñas cosas físicamente presentes, como por ejemplo el color del cielo, la luz de unas velas. la sonrisa que alguien te entregó o la increíble cena que tienes frente a ti.

Luego, una de las técnicas más efectivas que existen para generar gratitud es la de imaginar tu propio funeral. Lo sé, puede que inicialmente suene algo deprimente, pero el solo hecho de imaginarlo en detalle, hace que al recordar que aún estás vivo, se sienta como un enorme alivio. Es algo parecido a la sensación de encontrar algo valioso que pensabas que habías perdido. Este ejercicio hará que accedas a una gratitud aún más intensa y que te sientas más cómodo con ese sentimiento. Y como con cualquier ejercicio de visualización, es importante verlo en el mayor detalle posible, involucrando todos tus sentidos.

Estos ejercicios, muy aparte de ayudarte a sentirte con mayor gratitud, tienen como objetivo darte acceso a distintos tipos de calidez y de sentirte cómodo con estas emociones, lo que estoy seguro afectará positivamente tus relaciones.

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *