Carisma: Los 3 elementos esenciales

¿Te gustaría saber cómo ser más carismático y así mejorar tus habilidades sociales? Ser una persona carismática es la base para establecer relaciones poderosas, tener influencia sobre los demás y ser una persona atractiva ante los ojos de todos.

El comportamiento carismático se divide en 3 elementos esenciales: Presencia, Poder y Calidez. Estos dependen de nuestro comportamiento consciente y también de factores que no controlamos conscientemente.

A través de pequeños cambios en nuestro lenguaje corporal, las personas captan mensajes que estamos enviando y de los cuales no siempre estamos conscientes. Para poder ser carismáticos, debemos elegir estados mentales que hagan que nuestro lenguaje corporal, palabras y comportamientos, fluyan juntos y expresen los tres elementos esenciales del carisma.

Y ya que la Presencia es la base de todo lo demás, comencemos por ella.

¿Te ha pasado que, en medio de una conversación, la mitad de tu mente está presente y la otra mitad está pensando en otra cosa? Si no estás totalmente presente durante una interacción, hay una buena probabilidad de que tus ojos deambulen o que tus reacciones faciales se retrasen por una fracción de segundo.

Ya que la mente humana puede leer expresiones faciales en menos de 17 milisegundos, la persona con quien conversas probablemente se dé cuenta de los más mínimos retrasos en tus reacciones. Podemos pensar que somos capaces de imitar presencia o imitar escuchar a otros. Podemos pensar que mientras parezcamos atentos está bien dejar que nuestra mente piense en otras cosas, pero estamos equivocados. Cuando no estamos del todo presentes durante una interacción, las personas lo notarán. Nuestro lenguaje corporal envía un mensaje claro que otros leen, al menos a un nivel subconsciente.

Si en algún momento tuviste la experiencia de hablar con alguien que no estaba escuchándote realmente, alguien que quizás aparentaba escucharte para evitar ofenderte; pero que de alguna forma parecía no prestarte su completa atención, ¿cómo te sentiste? ¿ignorado? ¿irritado? ¿inferior debido a que algo era más importante para la otra persona que tu conversación?

No solamente la falta de presencia puede ser visible, también puede ser percibida como poco auténtica, lo que tiene aún peores consecuencias emocionales. Al ser percibido como poco genuino, te será casi imposible generar confianza, lealtad o rapport; y mucho menos, generar carisma.

La presencia es una habilidad que se aprende, y como cualquier otra habilidad, se incrementa con práctica y paciencia. Estar presente simplemente significa estar al tanto de cada momento acerca de lo que está ocurriendo. Significa prestar atención a lo que sucede en vez de perderte en tus pensamientos.

Ahora que sabes la importancia de la presencia, prueba el siguiente ejercicio:

Encuentra un lugar silencioso donde puedas cerrar los ojos sentado con la espalda recta durante un minuto. Pon tu cronómetro por 1 minuto, cierra los ojos e intenta enfocarte en cualquiera de las siguientes dos cosas: los sonidos a tu alrededor o tu respiración.

1. Sonidos: Busca los sonidos a tu alrededor. Solo regístralos, pero no pienses al respecto, solo escúchalos.

2. Respiración: Enfócate en tu respiración y las sensaciones que crea en tus fosas nasales o tus pulmones. Presta atención a un respiro a la vez, pero intenta notar todo acerca de tu respiración. Imagínate que tu respiración es alguien a quien quieres dedicarle tu total atención.

La próxima vez que estés en una conversación, percátate si tu mente está complemente enganchada en la conversación o si está en otro lado (incluso si estás pensando en lo que vas a decir luego). Apunta a volver al momento presente tanto como puedas, enfocándote en tu respiración o los sonidos por solo unos segundos, y luego vuelve a enfocarte en la otra persona.

Solo con practicar presencia, incrementarás tu nivel de carisma instantáneamente.

Ser carismático significa estar completamente presente en cada interacción, por más pequeña que sea. Esto te hará resaltar de la multitud, te hará memorable. Incluso una conversación de 5 minutos, creará un efecto poderoso, así como una conexión emocional. La otra persona sentirá que tiene tu total atención y que es la persona más importante del mundo en ese momento.

Recuerda que cuando estás presente, obtienes grandes recompensas. Eres más impactante, más memorable y te ves más centrado. Estás tendiendo las bases de una presencia carismática.

Ahora que ya sabes lo que es presencia, por qué importa en el carisma y cómo conseguirlo, en el próximo artículo veremos las otras 2 cualidades carismáticas esenciales: Poder y Calidez.

 

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *