El Mito Del Carisma

La gente suele pensar que el carisma es algo con lo que simplemente naces o no. Muchos lo ven como una ventaja injusta, otros están ansiosos por aprenderlo, pero todos están fascinados; y es que la gente carismática, impacta al mundo.

Entonces, ¿el carisma es realmente un mito? Si quieres descubrirlo, en el artículo de hoy tocaremos este tema, a través de un análisis de lo que realmente es el carisma y por qué se piensa que es una cualidad innata en las personas.

Imagínate ser tan magnético como Bill Clinton o cautivador como Steve Jobs.

Ya sea que tienes algo de carisma y buscas llevarlo al siguiente nivel, o quieres aprenderlo desde cero; te tengo buenas noticias: el carisma es una habilidad que se puede aprender y practicar.

Esto no es magia, son comportamientos aprendidos. Contrario a lo que se suele pensar, las personas no nacen carismáticas. Si el carisma fuera un atributo inherente a los carismáticos, serían siempre cautivadores y este no es el caso.

Incluso para la superestrella más interesante, el carisma puede estar presente en un momento, pero ausente el siguiente. Solo con cambiar el lenguaje corporal, uno puede aumentar su carisma. Como las investigaciones al respecto han demostrado últimamente, el carisma es el resultado de comportamientos específicos no verbales, y no una cualidad mágica como se piensa. Es por eso, que el nivel de carisma fluctúa y su presencia depende de que alguien exhiba estos comportamientos.

Una de las razones por las que se piensa que el carisma es innato, es porque, como muchas otras habilidades sociales, los comportamientos carismáticos son generalmente aprendidos temprano en la vida. De hecho, las personas no son conscientes que los están aprendiendo. Solo están probando nuevos comportamientos, viendo los resultados y refinándolos.

Incontables figuras carismáticas trabajaron muy duro para obtener su carisma, incrementándolo de a pocos. Pero como los llegamos a conocer en el pico de su carisma, puede ser difícil de creer que estas superestrellas no fueron siempre tan impresionantes.

Steve Jobs fue considerado como uno de los gerentes generales más carismáticos de la década; sin embargo, el no empezó así. De hecho, si ves sus presentaciones más antiguas, lo veras tímido y algo torpe, yendo de sobre dramático a súper nerd. Jobs, progresivamente incrementó su nivel de carisma a través de los años, y puedes ver su mejora gradual a través de sus apariciones públicas.

El carisma a se ha presentado bajo el escrutinio de sociólogos, psicólogos y científicos cognitivos y del comportamiento. Ha sido estudiado de formas múltiples desde experimentos clínicos en laboratorio hasta presidentes, líderes militares, estudiantes de todas las edades a ejecutivos de negocios que van desde administradores de bajo nivel a gerentes generales.

Gracias a estos estudios, ahora entendemos que el carisma está conformado por una serie de comportamientos, y no es una cualidad innata con la que nacen las personas.

El carisma se aprende y ahora es tu turno.

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

One thought on “El Mito Del Carisma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *