Cómo Responder Cuando No Quieres Responder

En algun momento, te debes haber cruzado con alguna persona que insistentemente quería hablar sobre un tema del cual tú no querías hablar, ¿incómodo, cierto?

No importa si se trata de un amigo, un colega del trabajo o un desconocido, el punto es que de vez en cuando nos topamos con personas que son verdaderamente inoportunas, y muchas veces no sabemos cómo responder para salir de esas situaciones incómodas.

Así que si quieres saber qué hacer en estas circunstancias, y sin perder tu carisma en el camino, en este artículo encontrarás una valiosa técnica que te ayudará a salir fácilmente de estas situaciones.

Durante mucho tiempo me dediqué a vender para distintas empresas, y ciertamente, creo que esta fue mi mejor escuela para aprender acerca de influencia. Al tener trato directo con tantos clientes, empecé a distinguir los distintos tipos de personalidades y a usar las técnicas más apropiadas de acuerdo a la situación. Una de ellas fue la “técnica del disco rayado”, que en algún momento leí que funcionaba muy bien con clientes difíciles e insistentes.

Y es que cada vez que me tocaba un cliente que insistía en querer conseguir una rebaja más allá de la que tenía permitido entregarle, lo único que tenia que decir era: Lo siento, pero es todo lo que puedo hacer. Luego, por supuesto, el cliente insistía una vez más, a lo que yo respondía de nuevo: Lo siento, pero es todo lo que puedo hacer; y para los clientes que no se rendían fácilmente y seguían insistiendo, lo único que hacía era repetir por tercera vez: Lo siento, pero es todo lo que puedo hacer.

¿El resultado? Casi el 100% de las veces ellos dejaban de insistir luego del segundo o tercer intento.

La técnica funcionaba muy bien.

Esta misma técnica se la recomendé a un amigo que trabajaban en marketing y de ventas; y recuerdo lo mucho que esta técnica le sirvió para tratar con personas difíciles. Un amigo del trabajo en ese entonces, quien recién había terminado la relación con su novia, quería evitar las preguntas incómodas de sus colegas al respecto. Me comentó que cuando le preguntaron lo que había ocurrido, él se remitió a responder: Todo bien, ahora somos amigos. A lo que algunos de ellos insistieron con más preguntas y éste respondió de nuevo: Todo bien, ahora somos amigos; y luego, como podrán adivinar, preguntaron una vez más, donde él respondió nuevamente lo mismo. La técnica funcionó de maravilla.

Así que la próxima vez que tengas que lidiar con personas difíciles, insistentes, o simplemente no quieras tocar un tema por cualquier motivo, repite tu respuesta anterior. Usa precisamente las misma palabras en exactamente el mismo tono de voz. Escucharlo de nuevo, usualmente hará que la persona que pregunta desista.

Pero si aun así persiste, la siguiente repetición nunca fallará en desalentarlos.

Recuerda que ser una persona carismática también implica saber manejar situaciones poco agradables, y ser carismático es algo que se construye en el tiempo y de a pocos, implementando siempre pequeñas mejoras como esta.

Así que ya lo sabes, esta pequeña técnica te ayudará a salirte de esas situaciones incómodas donde simplemente no sabes cómo responder algo que no quieres responder.

 

 

 

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *