Productividad Al Máximo

¿Te gustaría ser una persona más productiva? ¿Te gustaría al final del día haber hecho todo aquello que querías hacer? ¿Lo más productivo que haces es ver artículos sobre cómo ser más productivo? ¿Te gustaría que tu apodo sea Señor Maravilla? Déjame decirte que sí puedes lograrlo. Sí puedes convertirte en esa máquina productiva que quieres.

Todo comienza con los hábitos, esos motores que si sabemos afinar correctamente, nos pueden llevar hacia el destino que queramos. La clave está en incluir hábitos a tu rutina diaria que comiencen a activar tu lado productivo cada vez más, hasta que comiencen a tener un impacto positivo y significativo en lo que quieres alcanzar.

A continuación, te daré unas pautas básicas de productividad que si las conviertes en un hábito diario, te ayudarán a tener un máximo rendimiento en todo lo que hagas, además de tener un gran satisfacción personal y lograr cosas increibles en un corto tiempo.

 

CONCENTRACIÓN. La concentración es básica para lograr mayor productividad, así que elimina cualquier distracción como tu teléfono móvil, el Facebook, tu email, o cualquier cosa que pueda restarte enfoque. Y esto también involucra tener tu espacio de trabajo lo más limpio y ordenado posible. Un ambiente minimalista, con la menor cantidad de cosas posibles, te ayudará mucho a tener mayor concentración.

Tip: Prueba el Método Pomodoro, que consiste en tomarte un break de 5 minutos después de cada 25 minutos de trabajo intenso; y si esto te parece muy poco, prueba tomar 20 minutos de descanso por cada 90 minutos de trabajo. Este método elevará tu nivel de eficiencia y te recargará para la siguiente tarea. 

 

CUIDA TU TEMPLO. Tu cuerpo, el espacio que habitas, tiene un papel muy importante en tu productividad. Dormir lo suficiente (idealmente unas 8 horas) le dará tu cuerpo el descanso necesario para regenerarse, lo cual te dará a ti un mayor enfoque para trabajar al día siguiente. Y si a eso, le añades una alimentación saludable, tendrás la energía y el bienestar que necesitas para rendir al máximo. Por último, y no menos importante, ¡haz ejercicio! Mantenerte activo hará que liberes enforfinas, reduciendo tu nivel estrés y mejorando tu humor, sintiéndote listo para afrontar tus tareas del día.

Tip: Meditar 10 minutos diarios te ayudará a despejar tu mente, dándote mayor claridad y enfoque. Y si la meditación no es lo tuyo, cada cierto tiempo respira profundamente, inhalando y exhalando, unas 3 veces. Tu mundo cambiará.

 

MOTÍVATE. Una buena dosis de motivación es vital para hacer bombear tu productividad. Lee libros, artículos (como éste, por ejemplo) y consume cualquier tipo de información que te impulsen a conseguir lo que quieres. También puedes realizar afirmaciones positivas o visualizar cómo será tu día de principio a fin. Esto puedes hacerlo apenas te levantes, cuando aún estés en tu cama. Solo cierra los ojos y visualiza positivamente cómo será tu día, siente cómo logras todo lo que te propones y experimenta la increíble sensación de haberlo conseguido.

Tip: Rodéate con los grandes. Rodéate de personas que hayan alcanzado niveles de productividad que tú también quisieras lograr. Aprende de ellos y toma nota de cuáles son sus métodos, ¡siempre encontrarás nuevas cosas que aprender!

¡Comparte este artículo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *